Santa Pau es uno de los municipios destacados del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, que tiene un notable interés histórico, y que es destacable tanto por el conjunto arquitectónico de la villa como por la belleza del paisaje. Por los alrededores se puede admirar la magnífica Hayedo de Jordà o toda una serie de antiguos cráteres de volcanes perfectamente integrados con el verdor del valle.
La villa de Santa Pau está situada al sureste de la llanura de Olot, un 9 kms de la capital de La Garrotxa. Enclavada en plena Zona Volcànica, el pueblo se encuentra en medio del valle entre las cordilleras de St.. Julià del Mont y Sta.. Maria de Finestres, un 496 m sobre el nivel del mar.

Núcleo histórico medieval

Lo primero que destaca de Santa Pau es el centro de la Vila Vella, recinto que ha sido declarado conjunto histórico-artístico. El gran edificio o castillo de Santa Pau, que constituía la muralla por la parte suroeste es el edificio más antiguo de la población, con la fachada en la plaza triangular porticada, dicha el Firal dels Bous, magnífico ejemplo de arquitectura popular antigua: los arcos de los porches son distintos entre sí, apuntados o redondos (un par de arcos y un cancel fueron reproducidos en el Poble Espanyol de Barcelona)
La plaza mayor o Firal dels Bous es una plaza porticada presidida por la iglesia parroquial (s.XV-XVI). Las casas forman un conjunto adosado a la antigua muralla. La plaza es el centro neurálgico de la villa y debe el nombre de Firal dels Bous por ser el lugar donde se celebraban los mercados y ferias.

Tierra de volcanes y hayedos.

Buena parte del término municipal de Santa Pau, de 48,80 kilometros, forma parte del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa y posee uno de los grupos de volcanes antiguos (fechados entre el 15000 a.C y el 9000 a.C) que son los más importantes de la zona: Puigmartinyà, Santa Margarita y Puigsubià (de los cuales surgió una importante corriente basáltico sobre el que ha crecido la imponente Fageda d'en Jordà, y que se extendió por el valle del Ser), el Croscat, la Roureda de Colltort (o Fageda d'en Bassols), Roca Negra y otros.
Comprende la cabecera del Río Ser, río que se forma en la Fuente Pobre y recibe una serie de torrentes que bajan del sector de los volcanes de poniente del término y de Sant Julià del Mont. Entre rocas volcánicas y antiquísimas coladas de lava se forman impresionantes pozas y saltos como el de Can Batlle.

El frijol de Santa Pau, la joya gastronómica.

Las alubias de Santa Pau son famosos por su calidad y muy apreciados por pequeños, sabrosos y hasta. Estas legumbres son pequeños, con una forma bastante arriñonada y de piel muy delgada. Una vez cocidos, en la boca son sabrosos, con una textura muy fina, nada harinosa y muy blanda. Se suele sembrar la primera semana de junio en la segunda quincena de julio, y la cosecha es en septiembre. El momento culminante para su degustación es durante la “fesolada” que se celebra por la Feria de San Antonio, al gener, y que varios restaurantes de la población promueven.